Llorad las damas si Dios os vala,
Guillen Peraza quedó en La Palma.
La flor marchita de la su cara

leer más